domingo, 3 de agosto de 2014

La poética conquista del límite - Andrés Delgado








El pintor tinerfeño Andrés Delgado nos descubre en su nueva exposición en la galería Fortuarte.es (Cuenca) una apasionada lectura de su más reciente creación. Acostumbrados a propuestas en serie de argumentación única, la presente nos ofrece un recorrido selecto entre “Barrancos”, “Escrito sobre la piel” y “Llaves para el Horizonte”.




El poeta plástico, como quiso definirlo el escritor y periodista Sabas Martín, capta la esencia del paisaje y lo define sensorialmente entre sus composiciones de acrílico, cartón y madera. Pero no se queda en el límite del marco, A. Delgado conquista también el espacio cercano, la frontera plástica, para desbordar con sus paisajes el entorno expositivo. Del mismo modo que el paisaje no conoce de cuadraturas, el pintor descubre su canto, deliberadamente imperfecto, a la tierra y el horizonte, al vacío, al detalle y a la oscuridad que acecha en muchas de sus obras.Tampoco pretende dejarse embaucar por el plano, la fuerza de los barrancos y acantilados, como propia piel de la tierra, nos inunda el espacio anterior, y nos atrae hasta abrir el horizonte con sus llaves personales. 




Tierras, negros, madera, azules, heridas en el cartón, metales, reinventan el paisaje como un diario personal de viajes sensoriales por el imaginario del artista. Si bien las obras de grandes dimensiones hipnotizan al espectador, son a razón de quien escribe, las de pequeño formato las que enamoran y nos descubre la capacidad inmensa de este poeta del paisaje  para “esencializar”  el diálogo interior de Andrés Delgado con el espacio redefinido en la plástica.




“Conoce su oficia” insistía Sabas Martín, y es que en estos tiempos lo que debía ser común, se convierte en una excelencia poco habitual. No hay nada al azar ni casual en su obra, como bien lo demuestra su costumbre de trabajar en serie sobre una idea motor y llevarla a la extensión de sus composiciones. Valiente, sin miedo a los peligros de lo nuevo en su devenir artístico, nos ofrece el placer, a quienes llevábamos algún tiempo sin ver una exposición suya, de sorprendernos y congratularnos con su constante camino exquisito hacia el aprendizaje de nuevos códigos y lenguajes en los que sentirse, nuevamente, de aprendiz a maestro en su misma obra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada